3 de Abril, 2009

[Gestión del Conocimiento, Newsletter Nº36 Marzo 2009 Catenaria.]

Por escaner-cultural - 3 de Abril, 2009, 10:23, Categoría: General

CATENARIA - Gestión del Conocimiento


CATENARIA - Gestión del Conocimiento
 
E D I C I Ó N - N ° 3 6 - M A R Z O- 2 0 0 9
   
 
 

¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar?
Javier Martínez Aldanondo,
Gerente de Gestión del Conocimiento de Catenaria
jmartinez@catenaria.cl

 
¿Cuál es la historia de tu vida? ¿Estás viviendo la historia que quieres vivir?
Con estas 2 preguntas lanzadas a bocajarro terminamos la sesión "Aprender y difundir conocimiento mediante historias" a la que me invitó mi buen amigo Jesús Martinez dentro del marco del interesantísimo proyecto Compartim http://gestioconeixement.blogspot.com/
A primera vista, no parecen preguntas demasiado sofisticadas, sin embargo no resultan simples de contestar porque exigen tener a su vez respuesta para otras preguntas previas como: ¿Qué objetivos tienes en la vida? ¿Dónde quieres llegar? ¿Por qué cosas merece realmente la pena luchar? ¿Qué estás dispuesto a sacrificar para conseguirlas?
Creo firmemente que lo que eres hoy es lo que quieres ser. Y lo que serás mañana, depende de lo que estés dispuesto a hacer para lograrlo.

La realidad es que en bastantes aspectos, las personas somos mucho más parecidas de lo que pensamos. Desde luego, todos tenemos una anatomía similar (brazos, piernas, cerebro, corazón…), hábitos comunes (dormir, comer, divertirnos, trabajar…) y exceptuando a los escasísimos genios, la inmensa mayoría nos movemos en un espectro de capacidades casi idénticas. Sin embargo, cada día la vida nos demuestra que existe una enorme disparidad en la forma en que viven los seres humanos, en lo que son capaces de hacer, en lo que tienen y en definitiva en lo que son. ¿Qué es lo que diferencia a unos de otros? ¿Por qué unos han sido capaces de acumular tantas cosas, de hacer tantas cosas y otros no? ¿Podríamos concluir que los que más han conseguido son más inteligentes, más capaces y están mejor dotados genéticamente que el resto de los mortales? Sinceramente, creo que no.
Piensa en aquellas personas que admiras, bien por alguna cualidad concreta (ser capaz de andar a caballo, dirigir un equipo, vender, manejarse socialmente o responder bajo presión), por contar con recursos abundantes (dinero, posición social, fama), por desempeñar un cargo apetecible o un rol que te atraiga (actor, futbolista, cantante, torero …). Por regla general, esas personas son capaces de hacer cosas que tú no puedes hacer y que de una u otra forma consideras envidiables. Pero si lo analizas más fríamente, si tú no las haces, es porque no quieres, por que no te interesan lo suficiente y no porque no sea factible hacerlas. Dado que las capacidades de los seres humanos son casi idénticas, lo único que les diferencia a ellos de ti es que ellos han aprendido cosas que tú no has aprendido. Es decir, tienen un conocimiento para hacer cosas que te pueden parecer inalcanzables y lo serán mientras tú no las aprendas. Si ellos lo hacen, tú también puedes hacerlo. Elemental.
Obviamente, ninguno de ellos nació sabiendo desplegar esas habilidades, todos fueron recién nacidos sin ningún otro conocimiento que llorar y mamar. El resto de cosas, al igual que sucede en tu caso, las han aprendido. Y como no puede ser de otra manera, aprender las habilidades que hoy les hacen ser admirados por ti es un proceso largo que les exigió esfuerzo, motivación y mucha práctica.
La conclusión por tanto es evidente: si tú no puedes hacer o tener lo mismo que esa gente que admiras hace o tiene, es porque no te importa lo suficiente. Seguramente tendrás buenos argumentos para que esto sea así pero no tiene nada que ver con que entre ellos y tú existan diferencias insalvables basadas en el talento o la inteligencia que expliquen la diferencia. Eres lo que quieres ser y cómo quieres ser y si no eres más o eres diferente es porque no te interesa porque desde luego no hay razones fuera de ti que te lo impidan. Si quieres ser como ellos, solo necesitas querer y aprender.

Ahora bien, sería absurdo negar que hay personas con más talento que otras, con mayor facilidad, con distinta predisposición. Pero a fin de cuentas, los elementos que juegan un papel primordial en la historia que cada persona escribe de su vida son otros: la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la fuerza de voluntad y sobre todo el aprendizaje. Todos somos capaces de hacer casi cualquier cosa que haga otra persona, sólo necesitamos 2 cosas:
1. Querer hacerlo y
2. Aprenderlo
A partir de este punto, la gran pregunta no puede ser otra que esta ¿Qué estás dispuesto a hacer para conseguir tus objetivos? ¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar? Porque en definitiva, de eso se trata y no de dinero ni de coeficiente intelectual.

Con la innovación o con el arte, existe la percepción de que tan sólo unas pocas personas elegidas por el destino cuentan con talentos casi mágicos mientas al resto nos están vedadas esas disciplinas. En mi opinión, no falta imaginación sino oportunidades para ponerla en práctica. No hay falta de creatividad sino una educación castradora y organizaciones que castigan los errores y desconfían de los cambios y el riesgo. No estoy de acuerdo en que estemos viviendo una era de crisis de talento. Nunca hasta ahora habíamos tenido generaciones con el nivel de educación y tan bien formadas como las que disponemos. Parece que la clave no va por el camino de los resultados académicos sino por otros más esquivos y menos manejables: ¿Cómo se fomenta la determinación, la curiosidad, el inconformismo? ¿Se pueden enseñar? ¿Se deben enseñar? ¿Cómo se hace? Don Quijote le decía a Sancho "No hay un hombre que sea más que otro sino que hace más que otro". Nike acuñó un exitoso lema que era toda una declaración de principios y no un mero fruto de la casualidad: Just do it (sólo hazlo).

Todos sabemos que nada es gratis en la vida pero casi todo es posible aunque el precio que hay que pagar se entrega en esfuerzo, constancia y mucha paciencia porque el camino suele ser largo y deja poco espacio para improvisar. Lo más valioso del hombre no se compra: la voluntad.
Una vez más, el conocimiento emerge como aquel elemento distintivo que separa a una persona de las demás y que explica por qué unas obtienen determinados logros y resultados que otros envidian. Y dado que no es posible tener conocimiento sin haber aprendido antes, el aprendizaje se revela como la habilidad más importante para vivir. Si hay algo que de verdad te interesa, por lo que estás dispuesto a hacer cualquier cosa por lograrlo, cuentas con uno de los principales factores a tu favor: la Motivación que es la energía que mueve a los seres humanos. Cuando algo te apasiona, no te rindes fácilmente, no tiras la toalla. Puede que te cueste más que a otros, que te lleve más tiempo pero finalmente obtienes la recompensa, la clave es desearlo, luchar y no darse por vencido. Ahora sólo te falta el otro factor, Aprender. Si eres eficiente a la hora de aprender, eres capaz de alcanzar la meta que te propongas por imposible que parezca. Repito sólo hace falta Querer, Aprender y Perseverar.
Lo difícil no suele ser trazarse objetivos o fijarse metas sino tomar la decisión de ir a por ellos sin desmayo y hacerlos realidad. Los desafíos que enfrentas en tu vida influyen decisivamente en lo que eres. Esta historia (que me llegó por vía de una lista de distribución) lo ilustra a la perfección.

A los japoneses siempre les ha gustado el pescado fresco. Pero en las aguas cercanas a Japón ha habido escasez de pesca durante décadas. Así que para alimentar a la población japonesa, se fabricaron barcos pesqueros de mayor tamaño y de esta manera pudieron ir mar adentro todavía más lejos. Mientras más lejos iban los pescadores, más era el tiempo que les tomaba regresar a la costa a entregar el pescado. Si el viaje tomaba varios días, el pescado ya no estaba fresco. A los japoneses no les gusta el sabor del pescado cuando no es fresco. Para resolver este problema, las compañías pesqueras, instalaron congeladores en los barcos pesqueros. Así podían pescar y poner el pescado en los congeladores. Además los congeladores permitían a los barcos ir aún más lejos y por más tiempo. Sin embargo, los japoneses pudieron percibir la diferencia entre el pescado congelado y el pescado fresco, y no les gustó el pescado congelado. El pescado congelado se tenía que vender más barato.
Así que las compañías instalaron tanques para los peces en los barcos pesqueros. Podían así pescar los peces, meterlos en los tanques, mantenerlos vivos hasta llegar a la costa de Japón. Pero, después de poco tiempo, los peces dejaban de moverse en el tanque. Estaban aburridos y cansados aunque vivos. Desafortunadamente, los japoneses también notaron la diferencia del sabor. Porque cuando los peces dejan de moverse por días, pierden el sabor 'fresco-fresco'. Los japoneses prefieren el sabor de los peces bien vivos y frescos, no el de los peces aburridos y cansados que los pescadores les traían. ¿Cómo resolvieron el problema las compañías pesqueras japonesas? ¿Cómo consiguieron traer pescado con sabor de pescado fresco? Invitaron a un tiburón a sus tanques. Así es como los peces japoneses se mantienen vivos: para mantener el sabor fresco de los peces, las compañías pesqueras todavía ponen a los peces dentro de los tanques en los botes pesqueros. Pero ahora ponen también ¡un TIBURÓN pequeño! Claro que el tiburón se come algunos peces, pero los demás llegan muy, pero muy vivos. ¡Los peces son desafiados! Tienen que nadar durante todo el trayecto dentro del tanque, ¡para mantenerse vivos!
Cómo dijo L. Ron Hubbard a principios de los años 50. "Las personas prosperan, extrañamente más, sólo cuando hay desafíos en su medio ambiente". Tan pronto como alcanzas tus metas ya no necesitarás esforzarte tanto, así que sólo te relajas.

¿Qué desafíos te apasionan? ¿Qué te gustaría ser que no eres o tener que no tienes? Convéncete que si eso ocurre es porque nunca te lo has propuesto de verdad porque de otra manera, habrías hecho lo posible y lo imposible para serlo o tenerlo. ¿Qué estás dispuesto a hacer? En este tema no hay excusas, la respuesta y la llave sólo las tienes tú. Recuerda que todo lo que quieres requiere conocimiento. Y recuerda también que la solución es Aprender.

 
 

No hace falta Organización, hace falta Organizarse.
Marcelo Lasagna, Gerente Sector Público de Catenaria
mlasagna@catenaria.cl

 

Hace ya bastante tiempo que me viene rondando una inquietud: son realmente necesarias las organizaciones tal como fueron pensadas en su momento. Acaso no requerimos reinventar las formas de organización, no sólo para ser más eficientes, sino para convertir el trabajo en un lugar con sentido y propósito. Cuáles son los diseños de organización que permiten conseguir acoger a las personas que en ella laboran y hacerlas sentir partícipes del proceso de negocio y, muy especialmente, sacarles su creatividad para ponerlas a disposición de la innovación que la propia organización requiere.


En los tiempos que corren una de los cambios más destacados es el cuánta organización necesitamos para alcanzar los objetivos que nos proponemos. Las empresas, el Estado, la sociedad civil se estructuran en organizaciones que aglutinan a personas; les defines roles, dividen el trabajo, lo coordinan con el objeto de cumplir un propósito, etc. Maximizar utilidades, prestar servicios, cumplir una meta social, etc, son algunos de las motivaciones que tenemos para crear organizaciones. Ahora bien, cumplen las actuales diseños organizacionales con sus propósitos. Yo tendería a pensar que no. Las organizaciones son muy poco flexibles, y, en consecuencia, adaptables a los cambios del entorno, las personas tienen poco espacio para expresar su creatividad, no se genera innovación, los ciclos de vida son cortos, por tanto no estamos ante un escenario muy optimista para la organización tradicional basada en le paradigma tayloriano.

Por ello he pensado que no hace falta para el mundo actual tener grandes estructuras organizacionales, sino más bien patrones de organización. Como señala el título, hace más falta organizarse que una organización. Fundamentalmente por un hecho muy singular del mundo actual: es necesario compartir. El mundo complejo de hoy requiere del pensamiento complejo y eso quiere decir cambiar la cultura de trabajo de antes. Las TICs han hecho posible un mundo global donde compartir es el antónimo de depredar. Cabe superar la competencia expoliadora para adentrarse en formas de compartir: nichos de negocio, mercados, información, proveedores, clientes, objetivos estratégicos, etc.


Para maximizar el potencial creativo y la capacidad de aprendizaje de una organización, es crucial que sus directivos y ejecutivos comprendan la interrelación entre sus estructuras formales y sus redes informales autogenerativas. Las primeras son un conjunto de normas y reglas que definen las relaciones entre personas y tareas y determinan la distribución del poder dentro de la organización. Los límites son establecidos mediante acuerdos contractuales que delinean subsistemas (departamentos) y funciones bien definidas. Las estructuras formales se describen en los documentos oficiales de la organización -diagramas organizativos, reglamentos internos, sus estrategias y sus procedimientos. Por el contrario, las estructuras informales son redes de comunicaciones fluidas y fluctuantes. La noción de red es la propiedad emergente de las nuevas organizaciones. La capacidad de estructurarse internamente en forma de red y en relación a su entorno está constituyéndose en un valor clave de las organizaciones. La fuerza vital de una organización -su flexibilidad, su potencial creativo, y su capacidad de aprendizaje- reside precisamente en la capacidad de generar redes a su interior y con su entorno. Juan Freire habla de la organización interfaz, es decir, de aquella que se acopla y desacopla con rapidez y ductibilidad en torno a proyectos, objetivos.

Una red tiene dos componentes: personas y practicas comunes, tras un objetivo común. Las redes se encarnan físicamente en esas personas que se implican en una práctica común. Cuando entra en ella una nueva persona, la red puede reconfigurarse; cuando alguien se va, la red cambiará de nuevo, o incluso puede llegar a romperse. En la organización formal, en cambio, las funciones y las relaciones de poder son más importantes que las personas, por lo que persisten en el tiempo aunque éstas cambien. La red permanece en el tiempo mientras el propósito que la aglutine está vigente. Una red también funciona según una reglas. Las que emergen de la propia red, es decir, de sus miembros. No existen acciones humanas sin reglas. Sin embargo, las reglas de las red son intrínsica a ella y por tanto maleables ante perturbaciones o cambios de entorno. Ah! y son singulares a esa red, por tanto no son necesariamente transferibles a otra. De ahí, por tanto, que la organización no debería se una estructura permanente, sino una propiedad emergente del sistema que la requiera.


Esta reflexión es particularmente importante para las organizaciones actuales, basadas en el conocimiento, en las que la lealtad, la inteligencia y la creatividad son los activos más valiosos, justamente aquellos que creemos que mejor pueden potenciarse con una red.

La naturaleza es una fuente de enseñanza para las organizaciones humanas. Por ello quiero terminar esta reflexión con un ejemplo que leí al médico y consultor organizacional Pere Monrás "el ejemplo de la biología es bien claro. La célula vive y se desarrolla por el efecto membrana. En la membrana es donde se dan todos los intercambios. Y al decir esto ya no cabe la vieja pedagogía donde la acción/reacción valían. Se descubre el placer de la membrana, del intercambio de una autonomía con interdependencia, de la pertenencia a un cuerpo social al que todos aportan para ser ellos mismos, del mismo acto de hacer el amor donde los cuerpos y los espíritus, creando, conectando e intercambiando lo mejor de ellos mismos, donde la penetración y el acogimiento tienen sentido en el pleno juego que se da".

 
 
 

Catenaria - Gestión del Conocimiento
Agustinas, 1350 / Teléfono 56 - 2 - 2905404 / Mail: jmartinez@catenaria.cl / Santiago, Chile

 
 
   

Permalink ~ Comentarios (335) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Abril 2009  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog