De cómo los artistas se quedan sin sus obras o sin partes de ellas

Por escaner-cultural - 8 de Octubre, 2006, 22:35, Categoría: General

 Por: Daniel Noseda

 

Los artistas para realizar sus obras inevitablemente necesitan si no tienen medios propios de mecenas o quien las financie. Los acuerdos o imposiciones entre ambos son milenarios.

A cambio de su obra el artista a veces ha dejado además del genio y el esfuerzo, también hasta la vida.

¿Cuántos de ellos han tenido que salvar su vida con su obra?

Y la suerte corrida por ellas es otro tema.

Plantea la perdurabilidad de eso, la obra a través del tiempo.

Por parte del mecenas o el cliente, es una forma de alcanzar la inmortalidad y ser reconocido a través de los siglos y los siglos y vaya saber.

.Por otra parte el artista también perdura o no a través de su obra si ella lo hace. Ambos dependen de la obra al fin.

 El artista en definitiva es un hacedor entre la vida y la muerte. El sujeto del cual, el o su cliente van a perdurar a través de eso: la obra

La perdurabilidad de la obra, de eso que debe perdurar a través de los tiempos, lógicamente depende de las condiciones ambientales donde reposara: temperatura, humedad, erosiones, contaminaciones, cataclismos y también la depredaciones sufridas por el ser magno en ellas: el Hombre.

Cuántos libros han sido quemados, cuantas estatuas demolidas, cuantas obras han quedado reducidas a polvo y cenizas.

Los faraones construían sus pirámides y no se sabe o si, la suerte corrida por sus arquitectos. Lo que si se sabe es qué cuan mas grandes y mas duras y mas impugnables y si o si, estaban preparadas para el ataque del depredador.

Si no eran riquezas lo que buscaban los depredadores eran ataques a la imagen por el odio a quien estaban inspiradas.

O también simplemente tambien alcanzar la inmortalidad en la historia como un Gran Depredador ya que incapaces de crear nada, destruyen con un toque de arte y mucho de vandalismo.

Por ejemplo el caso del faraón argentino Juan Domingo Perón.

Por Ley del Congreso Argentino se  aprobó en 1952, la construcción de una obra  que contemplaba una figura monumental de un descamisado (ser humano argentino, humilde y trabajador, de tez morena o su sinónimo cabecita negra, reinvindicado socialmente  e históricamente por ese gran dueto: Peròn y Evita) pero no anónimo, sino con su rostro de General, de Presidente, de Gran Trabajdor Argentino, de Padre de lo Trabajadores.

La obra fue encargada, en forma directa, automática y sin licitación al artista Leone Tomassi, notable artista, nacido en Pietrasanta.

Una vez que éste le presento Peròn una maqueta con la figura de una imponente imagen del Descamisado con la cara de Perón.

El pueblo, su base, ya tenia su rostro: El del Gran Trabajador.

La obra estuvo por erigirse la Plaza de Mayo, la plaza histórica y recientemente reconquistada por los cabecitas negras.

Sin embargo finalmente se eligió el terreno de Palermo ubicado entre avenida Alvear (hoy Libertador), Tagle, Figueroa Alcorta y Austria, donde estuvo la antigua cancha de River.

Costo de la obra: 150 millones de pesos del entonces y en una segunda evaluación: el doble: 100 millones de dólares al cambio.

Altura  de la obra : 137 metros

Constituida por una figura de 60 metros, otras 16 de 5 metros y un basamento de 77 mts. de alto.
Más alto que la Basílica de San Pedro

Una vez y media la estatua de la Libertad

Tres veces el Cristo Redentor.

Material: mármol de Carrara
Keops no se sentiría mas solo.

La constelación del Sur tendría su exponente.

Llevo dos años realizar su base pero no alcanzó la inmortalidad.

El golpe cívico militar de 1955 envió a sus depredadores, las figuras fueron destruidas y fondeadas en el Riachuelo.

Los anti cabecitas, anti peron o anti evitas hicieron su tarea.

El Faraón de los Trabajadores no pudo acceder a la inmortalidad.

Algunas de las piezas sin embargo fueron  rescatadas del Riachiuelo luego, en 1992, en la era menemista y utilizadas para vestir la Quinta de San Vicente, transformada en Museo en honor al General.

La obra, eso que debe perdurar, fue una vez más destruida víctima de la polaridad  que habita en el hombre y rige la mayoría de sus actos. 

 Los polos opuestos: tu eres negro y yo soy blanco, yo estoy arriba y tu estas abajo, yo estoy vivo y tu estas muerto, tu eres peronista y soy anti.

Digamos que para el artista, aparte de riquezas y gloria, una obra faraónica implica inexorablemente caer en la encrucijada de la polaridad, si hay faraones, también existen los anti faraones.
Sin embargo el artista
si pudo sobrevivir a la tarea encomendada por el Faraón y seguir realizando su obra.

Una de ellas es la Sexta Sinfonía, escultura del autor que se tiene el gusto de apreciar en uno de los paseos del Jardín Botánico de Buenos Aires.

El conjunto es una pareja de pastores desnudos que se alzan con sus brazos extendidos hacia el amanecer, jubilosos por el amor, alegres de vivir, maravillados por el universo.

Lo greco romano de su espíritu no alcanza a sobresalir solo por sus poses, sino también por sus expresiones.

Diríamos que los modelos si fueron tomados del natural, han sido inmortalizados una vez más por el exquisito genio del artista.

Es justo alabar su talento: ha sido capaz de desarrollar obras como la anterior o como de la envergadura y magnitud imponente de la del General.

En este caso de los pastores podría considerarse a salvo de la depredación.

Sin embargo allá por el año 2003 un sujeto apodado "el loco del brazo" le seccionaba siempre el mismo brazo a la figura. Vaya saber por qué.

Tal vez por querer alcanzar la inmortalidad y vanagloriarse de haber sido quien dejó su sello amputándole el brazo.

Victima de su propia polaridad no podra alcanzar al artista, ya que la figura una y otra vez será restaurada.

Apreciando y admirando las formas y el genio y la poesía que emana, afirmo y sin temor a equivocarme, que la verdadera razón de este cabron para empuñar  un instrumento y seccionar el brazo, siempre el mismo y en el mismo lugar es:

 Haberlo hecho por lo más humano y estúpido, simplemente por celos.

La paradoja inexorable indica que las obras podrán desaparecer pero nunca quien las hace.

Los artistas son inmortales de por si, somos nosotros.

Copyright. Daniel Noseda 2006-09-30

 

 

 

Permalink ~ Comentarios (65) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog