Sobre Jesus Rafael Soto

Por escaner-cultural - 24 de Junio, 2006, 21:46, Categoría: General

 
 

JESUS RAFAEL SOTO

Era el año 1967, en la pared de mi taller tenía una foto del pintor Jesús Rafael Soto. En el taller La Carreta, un grupo de jóvenes artistas que formaban el Grupo Tonel, que era la continuidad del Grupo Espiral, ahí con sueños y deseos de hacer arte, se hablaba de los movimientos pictóricos, literarios y teatrales, se explicaba la obra del maestro Jesús Rafael Soto. Y una mañana (1967) en el Museo de Bellas Artes traté de hablarle y decirle que le admiraba, y en su compañía fuimos a un salón donde estaban limpiando su obra, ahí estaba el director del museo Miguel Arroyo y le dijo al maestro, ¿y esa pintura no se echa a perder limpiándola con agua?, y Soto le respondió: "es una buena pintura", "es como la Louisa Nevelson, (escultora norteamericana) antes trabajaba con maderas viejas encontradas en los basureros, ahora hace su obra en plástico o aluminio". Ahora estoy en Madrid, octubre 1967 y en compañía del pintor Servideo López, fui a visitar la galería Juana Mordó, y ¡qué alegría sentí al ver la obra del Maestro en una sala! Después en París lo visitaba en su taller, y algunas veces lo acompañé tocando maracas en reuniones con artistas venezolanos. En el año 1973, me mudé a la Rue Froissard, en un barrio típico de París, como vivía muy cerca de su taller de vez en cuando lo veía paseándose por las bellas calles del barrio Le Marais, charlábamos un poco y compartíamos en algunos salones de arte, una vez en un salón de artistas latinoamericanos, realizado en Le Grand Palais, diciembre 1982, me preguntó ¿dónde están tus obras? y muy gentilmente vino a verlas y me dijo: pasa por el taller que te voy a dar una serigrafía, pero yo nunca fui a buscarla, siempre fue muy humano y lleno de humildad. A veces se dieron coincidencias que el Maestro Soto estaba, por ejemplo, en Mérida, y yo estaba exponiendo en la Galería Alianza Francesa (1990) y él se acercaba a saludarme. Años después, compartimos en Tovar en la casa del amigo Iván Vivas, en esa ocasión, una noche en el taller del maestro Carlos Cruz Diez, en Bailadores, entre chistes, anécdotas, buen vino y una suculenta cena, con el maestro Alirio Díaz, Carlos Cruz Diez y familia, Gerardo Escalona, Martín Morales y otros. Cuando en Maracaibo, (6 octubre 2002), se le rindió un gran homenaje haciéndole una exposición en el Centro de Maracaibo Lía Bermúdez, me acerqué hasta allá, me sentía contento de ver al maestro, sencillo y amable, él contó todo ese gran recorrido, sus influencias, sus amigos, lleno de una gran calma; recuerdo que le dieron una sorpresa con una grabación casera en una de tantas parrandas que alguien había conservado, Soto abría los brazos, como diciendo ¡es mucho!, aceptaba con una gran calma a las frases de sus amigos y admiradores, todas las universidades del Zulia lo condecoraron Honoris Causa. Se nos ha ido Soto; el gran Maestro, ese gran recorrido desde el comienzo, cuando allá en Ciudad Bolívar decoraba los cartelones de cine, más tarde en Caracas en la Escuela de Arte, el acercamiento a Paúl Cezanne, el cubismo, la estadía en Maracaibo como profesor de la Escuela de Arte y su llegada a París en el año 1950, con 50 bolívares y con su guitarra que le permitió tocar en sitios nocturnos para vivir, hasta el gran pintor que hoy conocemos. Estudia a Mondrian, Kasimir Malevich, Gabo, Albers, Kandisky, Paúl Klee. Para darnos una obra a partir de la década de los 50, en una búsqueda del movimiento, de lo serial, lo repetitivo, y participa en el año 1955 en la exposición con el título "Le Mouvement" en la Galería Denise René, donde participaron Alexander Calder, Bury, Tinguely, Duchand, Agan, Jacobsen y Vasarely. Ahí estaba Soto, con la obra "Espiral", creando el movimiento virtual, las vibraciones y más tarde las tes, las escrituras, los penetrables, la participación del espectador, y la integración a la arquitectura en diferentes lugares del mundo. Hoy no está con nosotros físicamente, ha dejado su obra, todavía algunos no conocen la trascendencia, la importancia en el ámbito internacional, muchos museos del mundo tienen obras del maestro, hay obras en las avenidas, en los parques, en muchos edificios, nadie sería capaz de quitarle alguna varilla o destruirla, la gente le admira y ve su importancia. Y aquí, hemos destruido varias obras, de una bella obra, que está en la autopista Francisco Fajardo quedan sólo restos de la misma, lo mismo ha sucedido con las obras urbanas de Carlos Cruz Diez y Alejandro Otero. Ojalá, en un homenaje a este artista excepcional se restaure como un gran reconocimiento a quien fue un pintor de carteles para cine en su adolescencia, y que su constancia, estudio y dedicación, nos dejó una obra de gran trascendencia. Hoy vi a alguien en la calle y me dijo "estamos de luto", es verdad, pero ahí está su obra con su presencia, su fuerza, y su aporte al arte universal... ayer, hoy y siempre he tenido y tendré una foto de Soto en mi taller

Esteban Castillo

Permalink ~ Comentarios (62) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog