El "Acid Test" o cómo detectar falsos poetas.

Por escaner-cultural - 7 de Junio, 2006, 13:21, Categoría: General

El “Acid Test” o cómo detectar falsos poetas.


Como si se tratase de un ácido poderoso que disuelva a los falsos metales. Así, pero en versión literaria. Sólo el poeta verdadero se mantendría por encima del ácido. En esta época de inflación de escritores, como una fiebre del oro, nos aseguraríamos la verdadera pepita y no “una muestra” de los autores que engañan por ser los verdaderos poetas falsos; y para ser verdaderos poetas.

Porque los estudios sobre sus obras, no engañan. Aunque creen, nada crean, nada generan. Arraciman palabras y ya. Un punto medular: un escritor por cada sesenta que son falsos poetas.

La Historia de la Literatura los conoce como "despreciados" (snerts) o (horny net geek) “idiotas calenturientos” que, en definitiva, en vez de escribir se dedican a telefonear y autoproclamarse elegidos por las musas sabiéndose que sólo son depredadores literarios.


-Los Control Freaks

Es el tipo de poeta más peligroso. Conocidos por sus "personalidades controladoras". Buscan el control de cuanto les rodea y se sienten en la necesidad de seducir a sus contemporáneos. Su palabra es ley. Extremadamente manipuladores y realmente peligrosos para justificar sus creativas vidas disfuncionales. Muchos poetas sumisos inexpertos se encuentran "naturalmente" atraídos por estos hombres pues ven en ellos al poeta dominante que quisieran ser. Los Control Freak pueden ser puestos al descubierto pues hablan de "cuidarte" y también de "saber qué es lo mejor para ti". Tratan de jugar con las emociones poéticas, especialmente con la culpa de no tener el pulso poético suficiente. Por lo regular critican, dominan foros culturales, reciben designaciones económicas elevadas para mantener la ética cultural de su hábitat y hasta se resienten por la sumisión de terceros a otras familias poéticas. Tienden a demandar y a argumentar en medios de comunicación. Nada de lo que el otro haga puede ser correcto. Los Control Freak avanzados, son encantadores de serpientes.


-Violadores y depredadores

Son los poetas más peligrosos. Seres psicológicamente malvados y pésimos poetas. No hay una forma fácil de ponerlos al descubierto. Vulnerables en exceso, esta tapadera es su mejor excusa para gratificarse conociendo su imposibilidad para ser. Tienden a ser impulsivos en sus acciones. Ante estos especímenes, lo mejor es poner a salvo la vida. Huyan de ellos como si del demonio se tratase.


-Los Poetas Snert

Esta clase de poetas sólo buscan la poesía fácil. Ellos habitan en la creencia (altamente incurable) de que los premios literarios son simplemente "fáciles”. Son autores de edad mediana, aunque algunos ya son físicamente maduros, con escamas en su pellejo poético. Afectos a grupos literarios compactos. Usualmente tratan de "animar" sus aburridas vidas literarias con una cana poética al aire. De personalidad -en potencia- sumisa, pues piensan que no pueden pedir o hacer que críticos y lectores respeten su valor poético (otra mala concepción). Ellos pueden ser fácilmente puestos al descubierto porque casi siempre enfatizan una relación poética grupal como una identidad común de sus poemarios.


-Los HNG (Horny Net Geek)

Usualmente son los más inofensivos entre la variedad de enemigos de la verdadera poesía (y, a veces, los más molestos y desesperantes). Muchos son adolescentes y creadores jóvenes que buscan la poesía rápida y el encumbramiento iceberg. Utilizan poesía demasiado elaborada para sus conocimientos. Son fáciles intertextualizadores. Los Geek hacen su tarea, eso sí. Rastrean cuanto sitio literario hay para obtener ideas y mantenerse en los foros poéticos, para terminar aprendiendo el lenguaje básico del lenguaje y el saber estar poético. Les gustan los collares fuera de la red y pasan horas en presentaciones de libros, librerías especializadas y meriendas grupales.

 

 

 

¿Cuáles son las causas de haber llegado a este estado de inoperancia e inconsistencia poética?

 

 

-          Que el poeta ya no tiene nada que decir.

-          Que el poeta se debe a la mano que le da de comer y no a su propia musa y estigma creativo.

-          Que no existen poetas profesionales sino “para un rato y para epatar”.

-          Que eso de ser poeta es más un divertimento literario que otra cosa.

-          Que al poeta ya no le interesa presentar sus libros poéticos más allá de sus afectos, de modo que la creación, casi a libro por año, no deja de ser sino un producto de escasa calidad y carente de significado.

 

 

 

Celia Bermejo

Editora

www.editorialcelya.com

Permalink ~ Comentarios (133) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog