IV FESTIVAL DE POESIA DE CHILLAN - Chile

Por escaner-cultural - 5 de Marzo, 2006, 10:34, Categoría: General

          IV FESTIVAL DE POESIA DE CHILLAN:

                        Los derrames fractales de Ñuble

 

                                                                        Sergio Badilla Castillo

 

Durante casi tres días las entusiastas y apasionadas jornadas del  IV Festival de Poesía de Chillán, albergaron con amplitud y modosidad a las distintas generaciones de poetas que estuvimos presentes en las lecturas, sociabilidades y galanteos de nocherniegos y vampiros.

 

Fue una carambola transreal de fogonazos, relumbrones y acercamientos entre cofrades de diversas fecundaciones y texturas que se posesionaron, con solemnidad, retraimiento  o desenfado, de los ambientes y rincones del salón del arcipreste del Municipal, de los inocentes aposentos del  Hotel Quinchamalí, (donde transcurrieron heterogéneas las horas faustas o chapuceadas), o de las guaridas enigmáticas del Universitarius, con sus habitantes confundidos entre el temple dislocado del jazz, y los escarceos de cazadores,  féminas y fresqueras, que, como diría mi amigo poeta Jarpa, haciendo un barrido panóptico, a la nada, con sus ojos santos: “Gracias a Dios”  allí nadie se escama con los viejos rapsodas como yo.

 

También  el Frida Kahlo, de eximios bailarines y bailarones, con sus goteras que irrumpen subrepticias desde el techo para apagar las fiebres de los que han contraído el paludismo antes de tiempo o los que ahoga esa matriz agarrotada de convulsiones y estridencias.

.

                                               LOS PRIOSTES

 

Mi amigo Andrés fue bautismal como el Bautista, tal vez efusivo en su río Jordán y sus arcillas, Rosa parsimoniosa y refulgente, en medio de la palabrería y los sainetes ;  Juan, ufano y gringo con su lectura articulada, como  Stella apacible, sorpresiva y aplicada sin debilitar la voz. Por qué no hablar de Omar, sus lenguajes y sus amigos poetas de la oferta y la  demanda,  para quienes la empresa es una incalculable imagen; don Floro y su regido kitsch en los cantigas y las estrofas, Mauricio y la mirada somnílocua de Gautama en busca de Benares.

 

Y Héctor,  palomino y sagitario, lleno de lavas y abalorios, o quizás también  D’artagnan Almonte o Carlos Juan, esperando la bajamar para ir a mariscar en el río Ñuble, con Cristián que sabe de esquilas y de cruces. También Cristián, felipeño y filípico, con su tempestuoso rescoldo y sus vigilias, como Rodolfo el temucano  Y qué de Javier o de Palomo, escapando jabonado de un postrero cerco, de Arnaldo ocurrente y  susceptible, mientras Milton enceguecido de acasos se divierte ¡Ah! Y mis amigos Santiago y Lund, rastreados por afectuosos y térmicos en esa bacanal interminable en la memoria, donde Peter se angustia con sus crudos brócolis dadivados en una amanecida chillaneja, o el toro Samuel que inquieta como un San Fermín a los más cóncavos.

Permalink ~ Comentarios (97) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog