Mail de denuncia...leeanlo

Por escaner-cultural - 2 de Marzo, 2006, 9:59, Categoría: General

Hay Mails bonitos, emotivos, algunas cadenas entretenidas, otras no, algunos mails engañosos y otros que nos informan... este es un mail de denuncia.
El pasado domingo me llamó Mariana Huidobro, mamá de Rodrigo Lanza (quien mucho de ustedes conocen, han visto o escuchado), para contarme que:
El 4 de Febrero bajo circunstancias bastante confusas Rodrigo, juntos con otro chileno y otros latinoamericanos fueron arrestados. Esto ocurrió afuera de una fiesta "clandestina" en una okupa (uso de inmueble condenado). A las 5 de la mañana hubo un altercado, la policía se presentó en el imueble y sin más ingresó golpeando a los presentes, efectuaron varios disparos y entre la confusión Rodrigo recibió un golpe en la cabeza tan fuerte que lo dejó aturdido en el suelo. Los policías continuaron la golpiza a Rodrigo indefenso e inconciente en el suelo. De igual manera procedieron con el otro joven chileno. Personas que iban caminando por la calle también recibieron golpes. En este caos una maceta cayó sobre un policía golpeandolo en la cabeza. Todos estos hechos son avalados por los testigos y la declaración del alcalde. Hubo tres declaraciones, la última, la actual, acusa de intento de homicidio a Rodrigo.
Los efectos de los golpes eran tan violentos y evidentes que los policías los trasladaron a un hospital. Durante el trayecto y la estadía en el centro Médico fueron amenazados y "advertidos" de que si informaban de golpes o mal trato serían castigados nuevamente. De regreso a la cárcel les dieron dos vasos chicos de agua (que usaron para limpiarse la sangre), dos panes de molde. Recibieron nuevos golpes y amedrentamientos. En ningún momento se avisó a los familiares de la detención y estos nada sabían del paraderos de sus hijos.
En todo momento han sido tratados en forma discriminatoria por ser "sudacas" y por pertenecer al "Movimiento okupa", cuyos objetivos son producir cultura gratis, apoyándose mutuamente con organizaciones no gubernamentales.
 
Les escribo porque creo absolutamente necesario que hechos como estos sean conocidos y denunciados. No podemos permitir que situaciones como estas queden en  silencio, que el abuso de las autoridades queden impune. Es necesario denunciar, no ser cómplices en silencio. Hay que hacer bulla y movernos para cambiar la situación en la que se encuentran estas víctimas. Hoy son estos dos jóvenes y ¿Quién sabe cuántos más ya han pasado por esto?. Rodrigo estudia Historia en la Universidad de Barcelona. Quienes lo conocen no tienen dudas de que el es incapaz de hacer las cosas de las que se le acusan. Es consecuente y quizás por eso lo ven como un peligro.
Tantas veces hemos mirado a españa como un ejemplo, un modelos para nuestro desarrollo político, económico y social. Hacemos tratados internacionales con ellos, imitamos sus movimientos sociales y políticos.
Cuando estas conductas arbitrarias demuestran que en España esto es solo parte de un discurso, cuando comprobamos que en ese país no construyen una sociedad más evolucionada que otra, es la misma ciudadanía que la debe luchar para denunciar la arbitrariedad y el abuso de las autoridades. Queremos denunciar a la sociedad que en los hechos son una verguenza para todos.
Ningún ser humano tiene más valor o importancia que otro, esto lo hemos aprendido con 17 años de dictadura.
Si alguien siente que puede ayudar o tiene ganas de hacerlo, por favor comuníquese conmigo. Las intenciones sí valen. Cualquier contacto sirve, cualquier esfuerzo echa frutos. Se necesita que muevan la información y que no quede sólo retenida en sus cabezas. El movernos ahora significa que estos jóvenes idealistas podrán salir antes de la cárcel.
 
Les agradezco mucho el tiempo invertido. Más abajo van las denuncias hechas por Alex y Rodrigo y una carta de Mariana Huidobro.    
besos
su!
 
 
DENUNCIA
ALEX CISTERNAS AMESTICA
El sabado 4 febrero de 2006, intenté entrar a una fiesta con un grupo de amigos, y sin motivo recibí de un Guardia Urbano, un fuerte palo en la cadera; la policía siguió golpeando y corrí, pero debido al dolor no pude correr y fui detenido, con golpes en la cara, estómago, piernas y brazos. Me esposaron, arrastraron y me levantaron del pelo. Me llevaron hacia un coche y luego al cuartel de la Guardia Urbana, donde me insultaron, amenazaron y no pararon de hacer comentarios racistas. Me pusieron en un calabozo y al cabo de un rato entró un medico y le dijo a la policía que yo necesitaba ir al hospital por los golpes que tenía. Una vez que el medico se retiró me llamó un policía a firmar un papel que no me dejó ver y al terminar me preguntó "¿te duele ahí?" apuntando a mi cadera, y al mismo tiempo pegándome un puñetazo en ésta. Nos llevaron al Hospital del Mar y nos tuvieron esperando mucho tiempo conra una pared (dentro del Hospital). Estábamos los tres sangrando y con dolores mientras la policía se burlaba y hacía comentarios como "chilenos ¿no? Pinochet no hizo bien el trabajo". Luego al no funcionar rayos X nos llevaron al Hospital Clínic y tampoco   funcionaba rayos X, así que finalmente nos llevaron a un tercer hospital, y nos dejaron en los lavabos esposados. Mientras el médico nos atendía antes de que a mí me viera el médico, se acercó un policía y me dijo amenazantemente, que si yo contaba algo no se me tenía que olvidar que volvería a la comisaría. Por lo cual y ante el miedo de ser golpeado nuevamente le dije al médico que me había caído de una bicicleta.
Al volver del hospital, una vez en el calabozo, llegaron los Mossos d'esquadra, nos sacaron y me esposaron con mayor ímpetu en la muñeca que tenía vendada, y me dijo: "¿te duele sudaca hijo de puta?", cuando me dijo eso, el mismo Guardia Urbano que me amenazó en el Hospital se acercó y me dio una patada en las piernas como gesto de despedida. Luego los Mossos nos llevaron al furgón y una vez en comisaría me llevaron dos Mossos (uno muy grande y otro normal) hacia una habitación, me pusieron contra la pared   y me preguntaron si yo sabía porqué estaba ahí, a lo que yo contesté que no, porque yo no había hecho nada, y me preguntó quién lo hizo y le dije que no lo sabía, y cuando dije eso me dio una bofetada   en la cara que me dejó en el suelo sangrando de nariz y boca. El más pequeño me pateó el estómago mientras estaba en el suelo y me dejó sin respiración. Me pararon del pelo y me llevaron a limpiarme la cara, intenté tomar agua y me pegaron en la cabeza diciéndome que no me habían dicho que bebiera agua, y además que era un sudaca y que todos los latinoamericanos somos mierda. Me llevaron al calabozo sin dejar de insultarme y amenazándome con que iban a volver, así que aprobechara de descansar la cara. Al rato vinieron dos más y me llamaron diciéndome que tenían que tomar mis huellas, cunado llegué a la misma habitación no había policía científica ni nada y nuevamente uno de los Mossos me da una bofetada en el mismo lado de la cara donde me habían dado antes y otra patada en el estómago, y empezaron a reírse y a decir que si nos mataban no le importaba a nadie ya que eramos unos sudacas de mierda. Me llevó a que me lavara la cara y me metió a la celda.
Cuando llegaban Mossos nuevos preguntaban si les pasaban las llaves de mi celda para entrar a pegarme y los anteriores le decían que en media hora más, porque ahora estaba durmiendo. Al rato me visitaban y me preguntaban si todavía me dolía la cara y así durante toda la detención.
Durante todo el tiempo sólo nos dieron dos sándwiches, y uno yo al no poder masicar debido al dolor me lo quitaron y me dieron solo un vaso y medio   de  agua (vasos de café pequeños).
Antes de salir al juzgado de acercó el Mosso más grande y me dijo que siempre me iba a acordar de él.
 
 
Presentación: Soy la madre de Rodrigo, uno de los detenidos el sábado. Yo vivo en Italia y estaba aquí de vacaciones. Ahora está aquí también el padre de mi hijo, desde Italia, así como también vienen en camino los padres de Alex, desde Chile.
Mi hijo tiene 21 años y estudia Historia en la Universidad de Barcelona.
 
El sábado cerca de las 8 de la mañana recibí una llamada de que mi hijo lo había golpeado la policía y se lo llevaban detenido. Yo estaba muy asustada porque me dijeron que la última imagen de mi hijo era que estaba tirado en el suelo, esposado y con mucha sangre de la cabeza, mientras la policía lo golpeaba.
Fui inmediatamente a la comisaría de la Rambla para saber noticias de mi hijo. Allí me dijeron que no tenían información al respecto y que me dirigiera a la comisaría de Nou de la Rambla. Ahí entré a preguntar por mi hijo y me dijeron que ellos no me podían dar esa información, pero que si estaba ahí no me preocupara porque ellos tenían el deber de cuidarlo y de proteger su integridad física. "señora, esté tranquila".
Me aconsejaron que fuera nuevamente a la comisaría de la Rambla, y esta situación se repitió varias veces. Ante mi impotencia decidí contratar a un abogado.
Para entonces ya eran más de las 11 de la mañana y aún no podía saber nada de mi hijo. Por mi insistencia, me dijeron que iba a salir un oficial a darme información y que esperara. Esto me lo dijeron nuevamente para comunicarme finalmente que no me dirían nada. En un momento unas policía me dijo que quizás estaba en la comisaría de Les Corts. Fui hacia allá donde desde una entrada me enviaban a la otra y así sucesivamente.
Un policía me dijo que ellos no daban información y volví a preguntar a las primeras comisarías.
A las 2 de la tarde aproximadamente fui con mi abogado a la comisaría de Les Corts y a mi abogado le informaron que aparecía como detenido, pero que no nos podían dar ningún tipo de información de dónde estaba, ni de cómo estaba.
Yo veía a mi abogado toda la tarde llamando al colegio de abogados para saber de él y nada.
Ya que la policía se negaba a darnos información, y ante mi preocupación, presentamos un Abeas Corpus, allí estuvimos todo el resto de la tarde. El Abeas Corpus fue denegado por el juez.
 
No sabia nada de cómo se encontraba físicamente. Ni de porqué estaba detenido.
La policía siempre insistió en que estuviera tranquila, que mientras mi hijo estuviera con ellos él estaría bien.
A las 11 de la noche, tras 15 horas de busqueda, mi abogado me dijo que a mi hijo lo acusaban de intento de homicidio, y que iba a declarar al otro día en la comisaría de Sants. Pero aún no sabía dónde estaba. Y sobretodo cómo estaba.
El domingo quise ir en la mañana a la comisaría de sants donde declaraba, con mis otros hijos y amigos, para acompañarlo desde afuera y que de alguna manera sintiera nuestra presencia. Estuve toda la mañana allí. ahí supe que mi hijo tenía muchas lesiones producidas por los golpes que le dio la policía.
 
A parte de abrirle la cabeza con la porra le pegaron también cuando estaba esposado en el suelo.
Mi hijo denunció agresiones de parte de la guardia urbana y de los mossos d'esquadra, mientras estuvo detenido.
Tiene tres puntos en la cabeza por la porra.
Tiene una lesión en la nariz por puñetazos en la cara.
En la celda lo golpearon con porras en las piernas, en la espalda y en los brazos.
En las 48 que estuvo detenido sólo le dieron  2 sandwich de pan bimbo y un vaso de agua.
No se le facilitó papel higiénico, por lo que mi hijo tuvo que utilizar el vaso de   agua para limpiarse.
 
Antecedentes: CONTRA LA REPRESIÓN POLICIAL
La madrugada del 4 de febrero, en Sant Pere Més Baix 55, la policía detuvo de una forma muy violenta a 9 personas fuera de una fiesta. Tres de ellas se encuentran en la cárcel, dos acusados de homicidio en grado de tentativa, y una por atentado contra la autoridad e incitación al atentado. Según versiones oficiales, una agente de antidisturbios de la Guardia Urbana (UPA) está herido y en coma terapéutico inducido. En una rueda prensa, el alcalde de Barcelona, Joan Clos, dio una primera versión en la que afirmaba que la herida fue provocada por una maceta procedente del edificio donde se realizaba la fiesta. Dieciséis horas después la policía contradijo esta declaración sosteniendo que el golpe pudo provenir de cualquier objeto contundente. Al día siguiente salió la tercera y última versión oficial que decía que fue gente que se encontraba en la calle la que agredió al UPA con una piedra.
¿Cuál de las tres versiones oficiales tiene que creer la opinión pública? Si tomáramos la primera versión de la policía pronunciada por Clos resultaría que ninguno de los detenidos seria responsable del golpe que hirió al agente. Por otra parte, hasta el momento no existe ningún peritaje sobre lo ocurrido a parte del policial, de manera que no se puede contrastar con la versión de la policía y del Ayuntamiento, que se presenta como acusación particular, que ha cambiado sus versiones en tres ocasiones en tan solo dos días.
Los acusados niegan absolutamente los cargos que se les imputan. Testigos oculares y detenidos coinciden en decir que un grupo de gente se encontraba discutiendo con tres policías delante de la puerta de la fiesta, cuando estos últimos comenzaron a golpear después de llamar a más refuerzos. En ese mismo momento, el grupo en el que venían los incriminados llegaba al lugar y también fueron aporreados. Durante el incidente el agente cayó herido, llegaron los Mossos antidisturbios y continuaron las detenciones y las palizas. Hay que agregar que la policía al grito de "alto o disparo" disparó mientras perseguía a las personas que huían de los golpes. Los detenidos continuaron siendo golpeados y torturados tanto en el momento de su detención como durante su estancia en dependencias policiales, el hospital y traslados. Presentan múltiples contusiones en todo el cuerpo, golpes en la cabeza, ojos morados y uno de ellos dos brazos rotos.
La versión que desde los medios ha trascendido a la opinión pública reduce el hecho a un mero enfrentamiento violento entre la policía y unos jóvenes okupas. Sin embargo, la realidad es que este hecho se ha producido en un contexto particular. El incidente se sitúa en un barrio que se encuentra en absoluto estado de degradación provocado por la política urbanística del ayuntamiento. Cabe señalar que no es el único barrio en Barcelona cuyos habitantes son victimas de los intereses especulativos y del mobbing inmobiliario del que el Ayuntamiento es cómplice y participe. Hay que destacar también que esta política absolutamente insensible con la realidad social de estas zonas ha llevado al ayuntamiento a un fuerte despliegue policial para reprimir cualquier tipo de respuesta que pueda darse por parte de los vecinos afectados por las expropiaciones, la falta de equipamientos y, en general, la destrucción de los barrios y sus redes sociales. No seria exagerado hablar de la criminalización de la pobreza.
La violencia policial se ha hecho tan explicita en el barrio de Sant Pere, que muchos de los vecinos que presenciaron la carga policial desde sus balcones estaban impresionados por la brutalidad con que las fuerzas de seguridad reprimieron no solo a los jóvenes que se encontraban en la puerta del inmueble en ese momento sino también a muchas personas que pasaban casualmente por el lugar. La mayor parte de estos testigos solo acceden a hablar de lo ocurrido en privado pues se encuentran atemorizados por la impresión que les produjo la actuación policial y porque desde el día en el que ocurrieron los hechos hay dotaciones permanentemente de los Upas en las puertas de sus casas. Al día siguiente de lo ocurrido aun continuaban las identificaciones injustificadas y las amenazas a varios de los vecinos que viven allí y/o cualquier persona que tuviera una supuesta "estética okupa" tales como "prefieres que te mate aquí o que lo haga en la zona franca", agresiones como puñetazos, patadas en los tobillos o incluso descalzar a la victima y amedrentarla y mientras cada uno de los agentes le pisaba sus pies. Para justificar la saña con la que estaban actuando le advertían a las personas que el urbano agredido había muerto.
Por ultimo, queda agregar el rol ambiguo que tenia el lugar de la fiesta, la narcopeña acultural. Para el ayuntamiento es más fácil arrestar a algunos jóvenes sudamericanos con "estética okupa" que tener que justificar su responsabilidad sobre el edificio de su propiedad. Los habitantes del edificio lo utilizaban para practicas mafiosas y resulta muy difícil creer que la policía ignorara estos hechos (v. articulo Indymedia).
Todo esto no es casualidad, la escalada de violencia que los distintos cuerpos policiales están protagonizando desde hace tiempo, y mas concretamente desde la entrada en vigor de las leyes del civismo, tolerancia cero, y el despliegue definitivo de los Mossos D'esquadra esta cebándose de forma muy clara sobre ciertos colectivos y sobre ciertas zonas donde los intereses del Ayuntamiento chocan con la realidad de la gente que allí habita.
 
¡Exigimos la libertad sin cargos de las personas presas, el fin de los maltratos y torturas y que nos devuelvan nuestros barrios!
 
 
 
AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN Nº 18 DE BARCELONA 
 
D. RODRIGO LANZA HUIDOBRO,  preso en la cárcel "Modelo" de Barcelona, comparece junto al abogado EDUARDO CÁLIZ ROBLES, colegiado 29779 de Barcelona, y como mejor proceda en Derecho, DICE:                             Que mediante el presente escrito formula DENUNCIA de los siguientes,      HECHOS                                                                                                 PRIMERO.- El 4 de febrero de 2006 fue detenido el Sr. Lanza por los agentes de la Guardia Urbana de Barcelona con TIP 23483, y TIP 22861, pertenecientes a la Unitat Nocturna Operativa. Dicha detención se produjo cuando el Sr. Lanza recibió un golpe con la porra de un agente en la cabeza, y tras una carga policial, el Sr. Lanza cayó al suelo.
 SEGUNDO.- Una vez en el suelo fue golpeado, esposado y nuevamente golpeado por un agente de la Guardia Urbana. Posteriormente fue introducido en un coche z de la Guardia Urbana de Barcelona, y trasladado a la comisaría de la Guardia Urbana del distrito de Ciutat Vella.
 TERCERO.- Una vez en el interior de la comisaría de Ciutat Vella, agentes de la Guardia Urbana introdujeron al Sr. Lanza en una celda, donde se encontraba solo. Una vez en dicha celda, entró un agente de la Guardia Urbana y le propinó tres golpes con el puño cerrado en la cara, provocándole la lesión que presenta en la nariz. A raíz de   estos golpes, el Sr. Lanza cae al suelo, y el mismo agente de policía le propina varias patadas mientras le decía frases tales como "mi compañero está en coma, si la palma tu vas a ser el siguiente". "hijo de puta.", "cabrón", "¿eres valiente ahora, hijo de puta?". Posteriormente el mismo agente de policía sacó la porra y le golpeó varias veces en las piernas y la espalda, le escupió, le tiró del brazo derecho y le dio un par de golpes con la porra en el brazo. El agente de policía se fue y posteriormente entró en la celda Alejandro Carrillo.
 CUARTO.- Cuando fue trasladado al hospital, agentes de la Guardia Urbana le decía frases tales como "si dices que fuimos nosotros, vas a ver cuando volvamos", también en el hospital un agente de la Guardia Urbana le dijo refiriéndose a él y a otro detenido "mira dos chilenos, Pinochet hizo mal el trabajo, no los mató a todos".
 QUINTO.- Una vez de vuelta del hospital, en la comisaría de la Guardia Urbana, estaba esperando un coche z de los Mossos D'Esquadra, y fue trasladado a la comisaría Mossos D'Esquadra de Sants-Montjuïc.
 SEXTO.- Una vez en la comisaría de Mossos D'Esquadra de Sants-Montjuïc, dos agentes de Mossos le trasladaron a una habitación donde le hicieron desnudarse, y quedando tan solo en calzoncillos, le preguntaron "¿sabes porque estás aquí?", a lo que el denunciante respondió "no", en ese momento fue golpeado con la mano abierta en la cara, del golpe cayó al suelo, y un agente de Mossos D'Esquadra de unos 1,95 metros de altura, y bastante grueso, con una mano le apretaba en el cuello y con la rodilla en el pecho, mientras le preguntaba, "¿te duele?", "¿te duele?". Posteriormente le hicieron vestirse y le pusieron en una celda .
 SEPTIMO.- Durante todo el tiempo que duró la detención, 48 horas, al denunciante tan solo le dieron de comer dos sandwitches, y un vaso de agua. No se les facilitaba papel higiénico, por lo que tuvo que utilizar el vaso vacío para limpiarse. Posteriormente fueron a dar agua y cuando le iban a dar su vaso de agua, el agente, intencionalmente lo rompió con su mano, y le dio el vaso mientras caía el agua.
OCTAVO.- Durante los cambios de turnos, los Mossos que iban señalaban tanto al denunciante como a Alex Cisterna, y los que entraban proferían frases como "te tengo ganas ¿eh?", "¿Quién tiene las llaves de la celda?".
 
  En su virtud,
  Solicito al Juzgado,
 Que tenga por presentado este escrito y por formulada DENUNCIA  de los hechos que en el se relatan, procediendo remitir oficio a la comisaría de la Guardia Urbana de Barcelona distrito de Ciutat Vella, y la comisaría de Mossos D'Esquadra de Sants-Montjuïc, a fin de que se faciliten la identificación de los policías que intervinieron en los mismos.
 
 OTROSI DIGO: Que en el expediente al que se refieren las presentes diligencias previas, obran informes médicos y fotografías del denunciante que acreditan la veracidad de las lesiones aquí denunciadas.
 
                                                          
                                                                Barcelona a 7 de febrero de 2006

Permalink ~ Comentarios (15) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog