EEUU y el futuro

Por escaner-cultural - 12 de Enero, 2006, 7:35, Categoría: General

La guerra: condición de supervivencia económica para Estados Unidos.

http://www.redvoltaire.net/

A fines del 2003, el Departamento de Comercio publicó sus evaluaciones finales del crecimiento económico de EE.UU.: una subida del 8,2% del Producto Interior Bruto (PIB) para el tercer trimestre. Nunca, en los últimos 19 años, se había registrado un avance tan significativo. La prensa, entusiasmada, empezó a hablar otra vez de un "nuevo crecimiento en los Estados Unidos".

Al mismo tiempo, algún analista se distanciaba de estas entusiastas evaluaciones, subrayando que el desempleo había aumentado consistentemente entre el año 2000 y el 2003 (el 4% en el 2000, el 4,8 % en el 2001, el 5,8 % en el 2002 y el 6,1 % en el 2003).

Pero se habían omitido dos hechos importantísimos. En primera instancia, la subida económica se relaciona con un fuerte endeudamiento del país y, en segunda, los gastos públicos han sido desviados desde el sector social hacia el militar. Actualmente la economía de los Estados Unidos está orientada hacia la guerra.

EL CRECIMIENTO SIN FUNDAMENTOS

Los Estados Unidos han financiado su crecimiento a través del endeudamiento. En el 2002, el país se encontraba con su primer déficit presupuestario después del 1997, déficit que poco a poco ha pasado desde el 1,5% del 2002 al 3,5 % en el 2003, para llegar al 4,2 % en el 2004.

Para establecer una comparación recordamos que el Pacto de Estabilidad Presupuestaria para la Zona Euro establece un límite del 3%.

La deuda externa, que en el 2000 era de 3,6 billones de dólares (39 % del PIB), llegó en el 2003 a 6,5 billones de dólares (58,5 % del PIB).

Una inquietante evaluación, realizada desde el Oficina Presupuestaria del Congreso, indica que la deuda podría llegar a 14 billones de dólares en diez años. El ex ministro del Tesoro Paul O'Neil realizó una investigación ulterior, según la cual el déficit de EE.UU. en los próximos 50 años podría alcanzar los 44 billones de dólares.

El 7 de enero del 2004, el Fondo Monetario Internacional (FMI) organizó una conferencia de prensa sobre las políticas fiscales de los Estados Unidos y sus posibles consecuencias en la economía mundial. El FMI, aun creado y ampliamente dirigido desde Washington, se ha lanzado en una verdadera requisitoria contra la política económica de la administración Bush.

Según el FMI, la deuda externa de los Estados Unidos ha llegado a un nivel sin precedente para un país industrializado. Este fenómeno provoca un aumento de las tasas de interés y un retraso del crecimiento mundial.

EL SAQUEO, ÚNICA ESTRATEGIA ANTE LA DEUDA

Observando el aumento vertiginoso de la deuda que sobrepasa ampliamente la capacidad de pago del país, el especialista Robert Freeman reflexiona sobre las orientaciones económicas de la administración Bush. Para él existen cinco posibles estrategias:

La primera es la de aumentar las tasas y cobrar la deuda. Esta seguramente no es la estrategia elegida por Washington.

La segunda consiste en imprimir dólares, pero un uso intensivo de esta opción comportaría un inevitable hundimiento de la economía.

Una tercera estrategia, planeada desde el FMI para los países subdesarrollados, consiste en la privatización de los recursos nacionales y de su venta al exterior. Se podría considerar esta opción como muy improbable pero, dejando devaluar el precio del dólar, la administración Bush no facilita solo las exportaciones sino que permite a capitales extranjeros comprar empresas estadounidenses.

Una cuarta estrategia consiste en el rechazo del pago de la deuda. Para Robert Freeman esta opción está "mucho más cercana de lo que la mayoría de los ciudadanos norteamericanos pueda imaginar". Efectivamente, una parte consistente del déficit es relativa al financiamiento de la seguridad social, en el que la privatización será una prioridad.

Pero es la quinta estrategia la que la administración Bush parece haber elegido. Robert Freeman explica:

"Como último recurso, nos queda el saqueo. En cuanto el reembolso de la deuda de una nación llega a ser tan imponente que es imposible tranquilizar a los acreedores, este país tiene que buscar una fuente de riqueza, no importa cuál".

Los Estados Unidos decidieron atacar a Iraq, no porque Saddam Hussein tuviese armas de destrucción masiva, y tampoco para instaurar la democracia. El objetivo real era controlar su petróleo, y así controlar el mercado mundial del crudo.

UN CRECIMIENTO VINCULADO A LOS GASTOS MILITARES

Los hechos confirman los análisis de Freeman: con la actual administración, la economía de EE.UU. ha estado orientada hacia la guerra y la conquista. El Gobierno de Bush ha legitimado el aumento del déficit presupuestario con la necesidad de hacer la guerra al terrorismo. Esta justificación ha permitido también convertir el dinero asignado a las infraestructuras sociales en inversiones de guerra.

Los gastos en defensa han pasado desde el 3,1% del PIB en el 2001 al 3,4% en el 2002 y al 3,5 % en el 2003.

El incremento de estos gastos públicos le ha dado beneficios a las empresas de armamento privadas. Northtrop Grumman ha aumentado el 57 % sus ventas, entre el 2002 y el 2003 ha pasado desde una situación de pérdida a una situación de beneficio claro.

La división "Defensa" de la Boeing ha acumulado una renta de empresa del 38 %. El volumen de comercio de la Lockeed Martin, número uno mundial de la industria de defensa se ha incrementado un 23% y su sector aeronáutico ha obtenido un 60% más en su volumen de venta.

Pero, según Robert Pollin, profesor de economía de la Universidad de Massachussets, los gastos de mano de obra y armamentos han sido relativamente débiles. El papel protagonista ha sido interpretado por la Halliburton, Bechtel y algún otro grupo privado vinculado a la administración Bush.

Por lo tanto el crecimiento proclamado a nivel mundial es relativo a inversiones de guerra. En el segundo trimestre del 2003, en plena guerra de Iraq, casi el 60% del nivel de crecimiento estaba determinado por los gastos militares.

Desde la agresión a Iraq, pasando por el titánico proyecto militar de la "guerra de las galaxias" y la constante guerra al terrorismo, todo nos indica que la nueva estrategia económica de los Estados Unidos se dirige hacia la guerra y la conquista imperial.

En el siglo pasado, la reconversión de una economía de guerra en economía de paz había sido problemática. La transformación de una economía con características bélicas era un proceso muy complejo.

Hoy en día la sofisticación de los armamentos imposibilita esta transformación. Por lo tanto, la estrategia económica de la administración Bush no tiene marcha atrás.

Para los Estados Unidos la guerra es una condición para su supervivencia económica.

Permalink ~ Comentarios (30) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Enero 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog